English Portada Propuesta Artículos Noticias Documentos Videos Ligas
Noticias
Enviar
Imprimir
Tamaño de texto
18 de Enero de 2007

Opinión del banquero canadiense Anthony S. Fell

Anónimo

No me gustaría cerrar la noche sin presentar una oportunidad para todos nosotros de hacer dinero, salvaguardar nuestro bienestar y protegernos del saqueo de la inflación en los años por venir, y me refiero al oro.


El oro es un mercado discreto y opaco, de poco brillo.  El oro puede ser volátil, es casi imposible pronosticar su comportamiento a corto plazo y se requiere de gran paciencia, por lo que no es apto para operadores a corto plazo sino para inversionistas serios a largo plazo.


¿Qué es el oro? ¿Una moneda, una mercancía o una reserva de valor?

 

La respuesta es: las tres cosas. Sin embargo, el oro es principalmente dinero y reserva de valor, así como una defensa contra el dinero en papel - que se emite por decreto oficial - y contra la inflación causada por este.


Como consultor de economía, en 1966 Alan Greenspan escribió lo siguiente: "Al no haber un patrón oro, no hay forma de proteger los ahorros de la confiscación que implica la inflación. El oro se erige contra este insidioso proceso".


En Royal Bank, operamos con oro desde nuestras Unidades de Divisa Extranjera, más que desde nuestras Unidades de Mercancías, ya que eso es lo que representa el oro: dinero global.


Como lo comentó J.P. Morgan en 1913: "El oro es dinero y nada más".


Alan Greenspan nuevamente comentó, en un testimonio de 1999, ante el Comité de la Banca Interna de los Estados Unidos, que “el oro representa la forma fundamental de pago en el mundo".


El oro es la única moneda en el mundo que se puede comerciar libremente y que no se ve afectada por los enormes volúmenes de deuda soberana y de obligaciones contraídas.


El oro es una inversión y una reserva de valor a largo plazo que no puede verse impactada de manera adversa por una administración corporativa corrupta ó por políticos incompetentes, de los cuales hay muchos en el mundo entero.


Por siglos, el oro ha pasado la prueba como moneda y como reserva de valor.


Al nivel actual, de casi $625 dólares la onza, el oro se ha elevado aproximadamente un 250% en los últimos cinco años.


Sin embargo, considero que el oro apenas se encuentra en las primeras etapas de un mercado plurisecular que lo llevará a niveles mucho más elevados en la próxima década.

 

No creo que tenga sentido especular qué tan alto estará el precio del oro durante este ciclo, ya que nadie puede precisarlo. Basta con decir que preveo un aumento muy importante.


La historia no se repite, pero es bueno recordar que de la década de los 70’s a la década de los 80’s, el oro aumentó 2,300% y esto refleja lo que puede venir.


Al reflejar la perspectiva a largo plazo del oro, es importante notar que vivimos actualmente en un mundo de dinero de papel, creado por decreto oficial.


Sólo para recordar, el dinero de papel emitido por decreto, de acuerdo con el Diccionario Oxford, es dinero irredimible, es dinero de curso legal sólo por decreto gubernamental.


La pregunta real a largo plazo es: ¿Qué tanta confianza tenemos en los políticos y en los bancos centrales para mantener el poder adquisitivo de esas monedas?


Desde que los Estados Unidos cambiaron al dinero de papel emitido por decreto, en 1971, el dólar ha perdido el 80% de su poder adquisitivo.


Y desde que se estableció la Reserva Federal, hace 93 años, el dólar ha perdido el 98% de su poder adquisitivo.


El nuevo sistema de dólar por decreto ha existido en los Estados Unidos tan sólo desde hace 35 años; no es mucho tiempo si consideramos la triste y lamentable historia de dinero papel en el mundo durante el siglo pasado o en los últimos dos siglos.


Pareciera que es bueno apostar por este nuevo sistema. Pero ¿cuáles serán las consecuencias en otros 20 ó 30 años? La historia reciente no augura buenos resultados y puede venir algo espantoso.


El déficit comercial anual de los Estados Unidos, que ahora se encuentra a una tasa de más de tres cuartos de trillón al año (6.3% del Producto Interno Bruto), es un problema enorme.


No es prudente para los Estados Unidos depender de los compradores de bonos extranjeros para financiar su consumo interno.


Los países asiáticos producen bienes a bajo costo que se envían a los Estados Unidos. A cambio, los Estados Unidos pagan con dólares y luego, los asiáticos compran bonos del tesoro de los Estados Unidos.


Se puede decir que éste es un fraudulento esquema de Ponzi a nivel internacional.  Este modelo no es sustentable.  Los bancos centrales en Asia no desearán acumular los dólares de Estados Unidos a la tasa actual por siempre.


Nada es gratuito.  Los círculos “virtuosos” como éste, cuando todos parecen ganar, siempre tienen un final catastrófico.


Nunca antes habíamos experimentado tal desequilibrio en el comercio global, ni el tipo de cambio de la magnitud actual, ni siquiera estábamos cerca.


Una gran corrección de la moneda está por venir, y mientras más se demore, mayor será el tamaño de la crisis.  No podemos detener la marea.


Ya están listos los ingredientes para el más grande colapso de los mercados financieros y de divisas.


Por ello, la reputación del dólar como reserva de valor se ha venido abajo en la última década.


A la luz de todas estas circunstancias, considero que el oro resurgirá gradualmente como activo e inversión alternativa.


En los últimos años el precio del oro ha ido claramente al alza contra el dólar, el euro, el yen, la rupia hindú y el renminbi.


Considero que esta tendencia se acentuará conforme se presenten los acontecimientos.


Otro factor es que en la última década ha crecido el riesgo del sistema financiero global, el cual se ha beneficiado de tasas de interés muy bajas y de crédito fácil, lo que se puede describir como liquidez masiva.


La historia demuestra que ese ambiente genera un alto grado de inanición.


En inversiones y finanzas la memoria es muy corta, y cada generación tiene que volver a aprender a golpes.


Ha aumentado el apalancamiento en virtualmente todas las áreas de los mercados financieros. Los productos financieros ahora son infinitamente más complejos. Existe un optimismo gratuito de que el ciclo económico es cosa del pasado, que los bancos centrales tienen una infinita sabiduría para mantener un control firme y poder hilar entre la inflación y la deflación, y que nunca más tendremos una fuerte crisis cambiaria o financiera.


No lo creo, y la historia demuestra que el oro representa una reserva de valor sólido en tiempos de desastre económico y financiero.


En la década por venir, la producción global de oro será estática a decreciente, mientras los gobiernos continúen aumentando el suministro de dinero fiat a ritmo acelerado.


Si ocurre algún "acontecimiento" y se presenta una crisis, imprimirán dinero de manera aún más rápida.

 

Los números son contundentes.


La producción total de oro desde la antigüedad se estima en 5 mil millones de onzas valuadas aproximadamente en $3.2 trillones a los precios actuales.


Actualmente, la producción anual de oro es de aproximadamente 76 millones de onzas, lo que significa que el inventario de oro está aumentando en aproximadamente 1.5% al año.


En contraste, los bancos centrales en todo el mundo están imprimiendo dinero y creando crédito de la nada a una tasa anual del 5% a 10%.


Recientemente en China el suministro de dinero aumentó a una tasa del 18%.


Estos números dictan que los precios del oro están destinados a elevarse mucho más.


Resumiendo, el abastecimiento mundial de dinero de papel emitido por decreto aumenta unas cuatro veces más rápido que el abastecimiento físico de oro, y tarde o temprano esto se reflejará en los mercados. Es como un resorte.


Las principales compañías de oro no están reemplazando las reservas, y los nuevos yacimientos son muy raros.


Los inversionistas olvidan que en casi todas las minas de oro uno tiene que mover de 35 a 40 toneladas de suciedad y roca antes de sacar una onza.


Por otro lado, el dinero de papel emitido por decreto puede imprimirse con sólo oprimir el botón de una computadora.


Es muy interesante notar lo que ha sucedido con el dinero de papel.


No hace muchos años, millones de dólares parecían mucho dinero.  Luego empezamos a hablar de cientos de millones y ahora hablamos de miles de millones.

Los miles de millones se convirtieron en morralla y hemos empezado a hablar de cientos de millones de millones y ahora escuchamos la palabra "trillones" cada vez más seguido. La siguiente etapa será cientos de trillones.


Recientemente se subastó una pintura de un "gran maestro" en Nueva York por $94 millones de dólares.


Sólo usando el sentido común nos podemos preguntar: ¿Esa pintura realmente valía $94 millones, o es que el dólar se ha convertido en confeti? Creo que sabemos la respuesta.


Cuando el Sr. Nardelli fue despedido recientemente como Director General de Home Depot recibió una liquidación de $210 millones de dólares.  El Director General de Pfizer recibió una liquidación de $240 millones cuando salió de la empresa.


Un condominio en Nueva York se cotiza en $80 millones de dólares.


¿Qué es lo que todo esto nos dice acerca del valor del dinero?


Para finalizar. Hay mucho escepticismo sobre el futuro del oro, lo cual es positivo.


Los inversionistas olvidan que los mercados a la baja inician cuando el cielo es azul y los mercados a la alza inician cuando hay desesperación y apatía en el ambiente.


En la actualidad, la mayoría de los principales inversionistas consideran el oro y las acciones de oro con apatía, y están a la baja en el mercado.


La gran mayoría de los inversionistas operan a corto plazo, no conciben el panorama completo.


Cuando el precio del petróleo llegó a $10.70 el barril el día de navidad de 1998, y en la portada de la revista The Economist se predecía una súper abundancia de petróleo a $5 el barril, ni siquiera se podían regalar las acciones de petróleo o de gas.


Hoy en día, sólo siete años después, y después de la reciente baja, el precio del petróleo está cinco veces por arriba. Qué diferencia pueden hacer unos cuantos años.


De manera similar, con el precio del uranio a $7 dólares la libra, a finales de diciembre del 2000, no se podía regalar el uranio o las acciones de uranio.  Ahora que el uranio se ha incrementado en 1,000 por ciento, a $70 la libra, y los inversionistas están llevando la acción de uranio a su máximo histórico. El mercado no lo vio venir, y esto pasa a cada rato.


Desde mi punto de vista, después de un mercado de 20 años a la baja, de 1980 a 2000, los años recientes representan un punto de cambio  positivo en la perspectiva fundamental a largo plazo para el oro.


El oro es una defensa contra la inflación y, como resultado de los excesos de los últimos 15 años, hay más inflación de la prevista, tal vez como en la década de los 70’s.


Considero que cualquier sorpresa referente a la inflación será mayúscula.


Hasta cierto punto, me atrevo a decir, todas las monedas de papel están causando desconfianza, y creo que el oro, más que ser una reliquia bárbara, según lo describe John Maynard Keynes, pueden convertirse en el activo de elección de muchos inversionistas en la década por venir.


Siempre se me ha recomendado comprar activos de calidad que están devaluados y que han sido ignorados por el mercado por mucho tiempo.


No obstante la modesta alza en los precios del oro en los últimos años, apenas ha sido poco, por lo cual representa una gran oportunidad.

<<Noticia anterior Todas las Noticias Noticia siguiente>>
 
. Búsqueda de Artículos
. Búsqueda por Autor
 
. Suscríbete al Boletín
Recibe en tu correo las últimas noticias, artículos o eventos...
E-mail:
Nombre:
.
Hugo Salinas Price, World Riba Conference, Kuala Lumpur, Malaysia, Nov. 26, 2012.
Hugo Salinas Price, World Riba Conference, Kuala Lumpur, Malaysia, Nov. 26, 2012.
AMW
Mexicanos famosos a favor de la moneda de plata
historia
temas
VISITANTE
20376884
.

banner banner banner banner banner

Derechos Reservados Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C., 2007