Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $650.00 Recompra $600.00

Se Anuncia un Nuevo Reino
miércoles, 9 de julio de 1997
Hugo Salinas Price

"Se Anuncia un Nuevo Reino..."

Según un anuncio del Banco de Francia a mediados del mes pasado (Dow Jones Newswires 18-06-98) el oro formará parte de las transferencias de reservas al BCE (Banco Central Europeo) y el oro "le hará posible (al BCE) participar plenamente en discusiones acerca del papel del oro en el sistema monetario internacional."

El Banco Central de Francia también comentó en su comunicado que el oro es "señal de soberanía monetaria." Que el oro es una forma de "diversificar el riesgo." Que las existencias de oro en las arcas de Bancos Centrales son "señal de administración prudente." El Banco de Francia también afirmó que las reservas de oro proporcionan un seguro en tiempos de grandes crisis en el sistema monetario internacional, ya que son "un activo de último recurso."

Si unimos estas declaraciones, a lo que ya se sabe, que el BCE va a mantener un porcentaje de sus reservas en oro - la decisión respecto a cuál será el porcentaje mínimo de oro que compondrán las reservas se dará a conocer, probablemente en los primeros días de julio - tenemos elementos para deducir sorprendentes conclusiones acerca de lo que está por suceder en el mundo.

Vamos a suponer que el Banco Central Europeo recibe como reservas de oro, 5,000 toneladas métricas de oro. (Los Estados Unidos poseen unas 8,000 y pico toneladas de oro, según dicen. (Nadie ha verificado las existencias desde hace treinta años, más o menos).

5,000 toneladas métricas a $300.00 dólares la onza, valen unos $48 mil millones de dólares. Esto, por lo que toca a las reservas de oro.

Vamos a suponer que el BCE decide que no necesita más que un 10% de oro en sus reservas; lo demás, será principalmente dólares. Así que, las reservas totales ascenderían bajo este cálculo, a $480 mil millones de dólares, de los cuales $432 mil millones son dólares, y $48 mil millones son oro.

Ahora bien, los Estados Unidos en este año van a tener un déficit en su Balanza Comercial de unos $200 mil millones de dólares. Vamos a suponer que en 1999 un 15% de esta cifra, ocurre respecto a Europa, o sea, que fluyen hacia Europa $30 mil millones de dólares en 1999.

El Banco Central Europeo acumula así, reservas por $510 mil millones ($480 + 30 = 510).

Pero el BCE tiene como política, mantener 10% de sus reservas en oro. Entonces, requiere de $51 mil millones en oro, no $48 mil millones. Se ve obligado, a comprar $3 mil millones de dólares de oro, que a precios actuales ($300 Dls./ onza) representa una compra de 311 toneladas de oro.

Está por comenzar una nueva era, pues el BCE se va a convertir en comprador de oro, forzosamente. Se acabaron las ventas; ahora viene la época de compra forzosa, y del alza inevitable que acompaña a una situación donde existe un comprador colosal que va a tener que seguir comprando. Porque cuando el mercado sabe que alguien está vendiendo, y que necesita vender, los precios bajan y bajan. Pero cuando se sabe que hay un comprador que tiene que comprar, sucede lo contrario: suben y suben los precios.

Los montos de reservas y los montos de flujos de dólares en este ejemplo, son hipotéticos, pero eso no importa para el análisis. Basta que se diga que "habrá una porcentaje mínimo de oro en las reservas," para que ocurra lo que he señalado. Tal declaración en el fondo dice algo importantísimo: "El dólar llega hasta aquí, y no más."

Por eso menciona el Banco de Francia la "soberanía monetaria," y por eso habla de que el BCE podrá participar en discusiones acerca del papel del oro en el sistema monetario internacional. Porque decir, "El dólar llega hasta aquí, y no más," es una declaración de independencia, nada menos, y un reto callado a la supremacía mundial y única de Estados Unidos.

Prosigamos con el análisis. El BCE tendrá que vender dólares para conseguir oro, hasta en tanto sus reservas de oro, en dólares, sean un 10% de sus reservas totales. No necesitará comprar 311 toneladas. Bastará que se comprenda que necesita comprar, para que se corra la voz y el precio del oro suba considerablemente, y sólo se requiere de un alza de $17 dólares (5%) en el precio de una onza, para que sus reservas de 5,000 toneladas, ahora valgan $51 mil millones, lo requerido por la nueva entrada de dólares al BCE (los antes mencionados $30 mil millones de dólares por superávit de exportación con Estados Unidos).

Al vender dólares por oro, baja el dólar y sube el oro. Estamos frente a un fenómeno nuevo en estos tiempos. Estados Unidos ya no puede seguir exportando dólares a Europa, sin límite, como venía haciendo. El BCE requiere de un mínimo de reservas de oro; en cuanto los dólares en la reserva superan el 90% (que menciono en forma hipotética) se tiene que vender dólares y comprar oro.

Las implicaciones son grandes. Los Estados Unidos están estructurados con un nivel de vida y una estructura económica que requiere de déficits de exportación complementados con pago al extranjero en dólares en cantidades ilimitadas, mismos que se reinvierten en compra de sus bonos de gobierno por Bancos Centrales extranjeros que ayudan así, a financiar el déficit presupuestal que ha venido incurriendo el gobierno de los Estados Unidos (de varios cientos de miles de millones de dólares anuales, si se toma en cuenta la necesidad de financiamiento de paraestatales americanas, no incluído en el presupuesto anual).

Esta estructura social y económica de los Estados Unidos, no puede cambiar rápidamente; se trata de la inercia de un coloso. Los dólares seguirán fluyendo en grandes cantidades, al extranjero. Pero, en la medida que llegan a Europa, se devalúa el dólar, porque el BCE vende dólares y compra oro. El oro comienza a subir, inexorablemente. Y el dólar cae, día con día.

En cuanto el mercado mundial perciba que el futuro próximo del oro es positivo, es decir, que va a seguir subiendo por largo tiempo, es posible que se dispare su precio. Supongamos que se disparara al doble de su precio actual, a $600 dólares/onza. (En 1980 llegó a valer, momentáneamente, hasta $850 dólares/onza.) Entonces las reservas de oro del BCE subirían de valor de $48 mil millones de dólares, a $96 mil millones de dólares, y el oro representaría el 20%, no el 10% de sus reservas. ¿El BCE venderá oro, para volver a una situación de 10% oro, 90% dólares?

La pregunta de fondo es: ¿El BCE quiere seguir acumulando dólares sin límite, o no quiere hacer esto? No hay alternativa, porque decir, "voy a acumular sólo algunos dólares más", es igual a decir, " hay límite." Si acumula algunos dólares a sus reservas, pero vende otros, esto significa que será comprador de oro consuetudinario, al fin de cuentas. No puede jugar a comprar y a veces a vender, para que no se dispare el precio, porque se sabe que por muy largo tiempo, va a tener más dólares de los que desea tener, y no tendrá alternativa, a final de cuentas, más que ser comprador neto. El BCE o recibirá dólares sin límite, y verá disminuir en forma progresiva su porcentaje de tenencia de oro, o venderá los dólares que le sobran, a cambio de oro. Si ocurre lo primero, en las vencidas ganó Estados Unidos. Si ocurre lo segundo, Europa establece su soberanía.

Por otra parte, si el BCE ve que sube el valor de su oro, al grado de representar 20 o 30% de sus reservas, ¿estará dispuesto a deshacerse de un activo que sube de valor? ¿A cambio de dólares, la moneda de un país gravemente emproblemado? (Como veremos).

Mientras tanto, no olvidemos que el dólar es, hoy, la moneda de reserva principal del mundo, que conservan Bancos Centrales en todo el mundo para apoyar sus monedas. De pronto, se ve que baja el dólar, que sube el oro; y que ya hay otra moneda, el Euro, que tiene muy amplio comercio mundial, y que por lo tanto bien puede usarse como moneda de reserva alterna.

Japón tiene fuerte comercio con Europa. Hasta ahora, sus transacciones se han documentado en dólares. Si Europa ya tiene su Euro, ampliamente aceptado, ¿porqué se han de seguir documentando operaciones en una tercera moneda, el dólar? Lo mismo vale para muchas otras naciones que comercian fuertemente con Europa.

Se va a requerir menos del dólar para transacciones; y va a ser apetecible retener reservas en Euros, o en oro, ya que ambos irán subiendo de valor. El Euro, por su demanda que irá en aumento por su utilización como medio de cambio donde antes se utilizaba el dólar; y el oro, porque su precio se percibirá como en ascendencia durante largo tiempo.

El uso del Euro y del oro en reservas en todo el mundo, acompaña a una desdolarización mundial. Sobrarán dólares. El dólar caerá, y en opinión de quien esto escribe, caerá estrepitosamente, porque cuando se perciben tendencias, los mercados instantáneamente proyectan valores a futuro.

La caída del dólar significará que Estados Unidos ya no puede - al igual que nosotros los mexicanos - importar sin límites. Significa además, que no puede seguir contando con $595 mil millones de dólares de financiamiento permanente, al 6%, que recibe de los Bancos Centrales de mundo. Al devaluar, tendrá que hacer lo mismo que México o cualquier otro país: pagar intereses más altos. Los intereses más altos en Estados Unidos, significan el fin de la burbuja en su mercado de valores, cuyo índice más conocido se ha multiplicado 11 veces o más, desde 1980. Las colosales deudas internas acumuladas en los últimos años, ocasionarán intereses impagables, y un colapso de la deuda interna, que dejará chiquito al Fobaproa. Para mantener a flote la estructura de deuda interna hasta donde sea posible, los Estados Unidos se verán obligados a fabricar billetes desaforadamente.

La peor de todas las situaciones: un dólar en picada, altos intereses, caída del mercado de valores, bancarrotas generalizadas (las bancarrotas personales, en estos tiempos de auge sin paralelo, en Estados Unidos, van a un ritmo 25% superior a las registradas el año pasado, y este año se estima que ascenderán a 1,400,000 las personas que se declararán en bancarrota. Eso hoy en día; ¿qué será mañana?) e inflación del circulante que agrava todo lo anterior: más bajo aún el dólar, más altos los intereses, mayor la caída de la bolsa.

Todo esto se desprende de lo que ha declarado el Banco de Francia, y de lo que ya sabemos, que habrá un mínimo de reservas de oro en el BCE. Porque decir, "el dólar llega hasta aquí, y no más" en realidad, en el fondo, es afirmar: "el oro es lo único que cuenta."

Esto va a provocar un forcejeo entre Estados Unidos y Europa. Alrededor de la declaración de que "el dólar llega hasta aquí, y no más" gira la cuestión de ¿quién manda en el mundo? Los Estados Unidos se han acostumbrado a que ninguna potencia les ponga un límite, y el oro en las reservas es un límite. Los europeos pretenden establecer un límite al poder americano. ¿Cuál voluntad prevalecerá?

Si Europa se sale con la suya, tenemos por delante, en el futuro próximo, un reordenamiento completo del sistema monetario y financiero mundial. Estaría por terminar la soberanía del dólar. Europa, con su civilización milenaria, estaría a punto de recuperar el lugar que le corresponde, porque el mundo moderno, de pantalón, saco y corbata, es un mundo europeo. El eje financiero del mundo estaría por trasladarse a Europa. "Se Anuncia un Nuevo Reino..."