Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $650.00 Recompra $600.00

¿Una nueva moneda latinoamericana?
sábado, 30 de mayo de 1998
Francisco Helguera Ramírez

¿Una nueva moneda latinoamericana?

La idea de una nueva moneda latinoamericana, expuesta por el articulo " Así vamos...Hacia una Nueva Moneda Latinoamericana : El Latino " del Sr. Juan Castaingts Teillery, (Excelsior,Sección financiera, Sábado 23 de Mayo de 1998 ), resulta atractiva, pero a la idea, como está expuesta, le falta algo. Como al pulque, le falta un grado para ser carne.

Empieza el articulista por mencionar tres fuerzas que desestabilizan nuestras monedas (las de América Latina ).

Dice, resumiendo, que el dólar en el mercado internacional se comporta como una moneda nacional. En realidad, en esencia, hace mucho que no es otra cosa. Una moneda nacional, fiduciaria, sin respaldo.

La segunda causa, la coexistencia de una moneda fuerte, el dólar, y las monedas débiles de nuestros países, coexistencia que ha provocado fugas de capitales, devaluaciones y ha dificultado el intercambio mercantil sano. Le falto mencionar otra causa: la desproporción de las economías.

Menciona como tercera causa, que los intercambios mercantiles dependen de la calidad de las mercancías, de las relaciones comerciales y de los financiamientos existentes. Y relaciona la tasa de interés con las necesidades de capital y por lo tanto el flujo de crédito y toda la secuela.

Pero le faltó mencionar que al tratarse de monedas fiduciarias todas ellas, en la relación comercial, financiera y hasta política entre los países, está ausente un valor de referencia, un hito que señale niveles, con lo cual se vuelve verdaderamente diabólico establecer precios, tasas de interés y paridades.

Y luego arranca con la propuesta:

¡El Latino!

"El Latino es una moneda supranacional donde se integran todas las monedas miembros"

Y a continuación, añade : "Una de las condiciones para que el Latino pueda funcionar, es que cada moneda nacional sea inconvertible frente a las monedas dominantes y perfectamente convertible frente al Latino. El Latino a su vez, es una moneda perfectamente convertible frente al resto del mundo" . "Como las monedas nacionales no son convertibles, éstas no se cotizan directamente frente a las monedas dominantes, por eso El Latino no puede tener el valor de la canasta de las monedas miembros". Y sigue el articulo " Dudo que las posibles monedas participantes en el Latino se coticen hoy día (?) . El valor inicial del Latino se establece por el valor de la canasta de las monedas que lo componen. ( ¿¿¿ El valor de las monedas que lo componen...? ¿Frente a qué , con relación a qué ???) .

"Hecho esto, su evolución tendrá dos variantes: una frente a las monedas dominantes, otra frente a las monedas "miembros". Frente a las monedas dominantes, se establece una banda de fluctuación. Esta banda de fluctuaciones se fijará a partir de un valor de base que se establece en relación con cada una de ellas".

Y explica el que expone la idea, que cuando el valor de la moneda toque los límites inferior o superior, en la cotización con las monedas dominantes, intervendrá ( ¿ intervendría ? ) el BANLAT. (Buen nombre, buen nombre), así como los bancos centrales de las monedas dominantes. "La estabilidad del Latino debe ser globalmente compartida y estar sujeta a contratos adecuados". ¡ Beautiful...Simply beautiful !

Ya me parece estar viendo a un gringo vestido de comparsa cubana, con mangas llenas de olanes, con sombrero cordobés luciendo bolitas de pasamanería en el ala y tocando una maraca, mientras mastica un clavel...Y en grandes letras de neón, "EL LATINO".

Pero la desgracia es que se trata otra vez de moneda fiduciaria. Papel, más papel.

Es indiscutible que la inquietud de los bancos centrales de toda América está más que justificada. Se necesita que su moneda sea anclada de alguna manera para evitar la manipulación a la que está sujeta ahora.

Hay dos opciones: La plata, que como recurso natural le es común a casi toda América, que tiene la necesidad de un mercado alterno que le ofrezca la oportunidad de un precio justo. Y el oro; éste plantea muchas más dificultades.

La plata que independientemente de su aceptación por parte de los pueblos de casi todo el mundo y su gran tradición numismática, podría darles a los gobiernos de América latina las condiciones que están buscando para sus monedas:

1° Universalidad

2° Un valor reconocido que establezca una paridad justa.

3° Una aceptación de la moneda sin otras consideraciones más que su valor real.

4° Una conservación e incremento del ahorro interno, hoy por hoy corroído por las devaluaciones y la inflación. Hemos llegado a la necesidad del ahorro compulsivo, práctica antidemocrática.

5° Conservación de la soberanía de los gobiernos sobre su economía y la emisión de su moneda.

6° Una posición digna e igualitaria frente a economías mas grandes.

7° Estabilidad, factor indispensable para el progreso.

Es indudable que la entelequia económica, que el articulista no aclara muy bien de donde procede, convendría a los intereses de los Estados Unidos, pero no a los de la América Latina.