Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $722.00 Recompra $622.00

Mamerto
miércoles, 7 de octubre de 1998
Francisco Helguera Ramírez

Mamerto

Mi amigo Pantoja, el reencontrado Pantoja, ahora exitoso y con un puesto importante en una secretaría, tiene un primo: Mamerto Pantoja.

Si Pantoja tiene trabajo, Mamerto cobra en la misma secretaría. No digo que trabaja en la misma secretaría, porque Mamerto nunca ha trabajado. Lo que sí tiene Mamerto, es que habla y convence. Y ahora que su primo es importante, Mamerto es importante. Si habla, no lo contradicen. Si opina, hay quien lo toma en serio; yo no, pero eso no obsta para que me hable y me exponga sus teorías; antes era experto en fútbol, ahora es experto en fútbol y en economía. ¡ Cómo viste un buen primo !.

Les voy a contar dos de sus teoría.

El otro día me llamó y me dijo: ¡ Paco, vamos bien, digan lo que digan, vamos bien ! ... Se esta abriendo un panorama sensacional para los mexicanos. En la medida en que se vayan vendiendo a las transnacionales los bancos, los hoteles, las cadenas comerciales, las industrias importantes, las fábricas grandes y en general las grandes empresas...y por supuesto, la industria petrolera, el futuro del mexicano es más promisorio. ¿Que es lo que más muertes ocasiona? ¡El estrés ! Cuando las empresas sean de extranjeros, el mexicano se verá liberado del estrés de ser propietario, del estrés de las grandes responsabilidades; si hay problemas económicos, ¡que las transnacionales se preocupen!. ¿Problemas laborales? ¡ Que las transnacionales sufran !. ¿Problemas políticos? ¡ Que en Washington se ocupen de eso ! ¿Que la policía no funciona ? ¡ Que venga el FBI y lo arregle ! ¿ Grupos disidentes ? ¡Energía, como en Waco, Texas ! ... Los grupos extranjeros irán creando fuentes de empleo importantes... sobre todo para las clases populares: secretarias, cajeros, mozos, porteros, choferes, meseros, albañiles, obreros... todas esas actividades para las que somos tan hábiles. ¡Claro, algunas plazas de sub gerentes, ingenieros de planta, uno que otro gerente y hasta algunos Directores Títere !...

Ya sin preocupaciones, sin el estrés que mata, los mexicanos, más sanos, podrán cobrar un buen sueldo en dólares y vivir el sueño americano, el American Way of Life... Podrá pasar el fin de semana sentado frente a la televisión, tomando cerveza y viendo el partido de fútbol entre los Goats de Guadalajara y los Bulls de Celaya. Y lo mejor: ¡se acabará el problema de los braceros. Ya no tendrán que emigrar ¡ Serán braceros en su propia país ! ¡Muy cómodo!, ¿no?...¡ Ah que Mamerto...! Me dejo pensando.

Otro día, me lo encontré casualmente, enfundado en una espectacular chamarra de los Dallas Cowboys. Era una bola plateada con rayas azules, como caramelo de menta. Como es chaparro y gordito, además de ser nativo de Xochimilco, yo francamente no veo como puede el fútbol americano ser su deporte, ni encuentro su identificación con el equipo texano, pero eso es parte de su problema; su concepto de la alta cocina son las hamburguesas de Mac Donalds y su concepto del mejor espectáculo del mundo es el Super Bowl.

Me expuso en seguida su teoría, de una gran sencillez: vamos a olvidarnos del peso, vamos dolarizando toda la economía. Si no hemos sido capaces de mantener una paridad razonable, simplemente olvidemos la emisión de nuestra propia moneda. ¡ Declaremos el dólar moneda de curso legal ! , olvidemos el peso.

.-Oye, Mamerto, le objete yo, si renuncias a la moneda renuncias al ejercicio de nuestra soberanía y a una parte fundamental de las funciones del estado. Equivale a desmantelar, cuando menos parcialmente, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México...

.-Pos renunciamos y desmantelamos...que caray. ¡Para lo que nos sirven!...¿Te imaginas lo que nos ahorramos?.

.-Pero las políticas económicas no las estableceríamos nosotros, ni la legislación pasaría por nuestro congreso.

.-¡Me vale...! Más desmantelamientos...más ahorro. Desmantelamos el IFE, desmantelamos el congreso, desmantelamos...¡ Bueno, el sistema financiero mexicano de todos modos ya lo estamos desmantelando !

.- ¿No se te hace mucho desma...ntelar ? ¿ No tienes ningún sentimiento patriótico ? ¿No amas a México aunque sea un poquito ?. ¿ no crees que en lugar de renunciar a nuestra nacionalidad, lo que hay que hacer es luchar por mejorar nuestro país...?

¿No te parece que hay otras opciones, que es mucha la herencia cultural a la que renunciamos, que son muchos las riquezas naturales que van a ser saqueadas si lo permitimos, que estaremos condenando a nuestros hijos a ser ciudadanos de tercera en su propio país...?

Mamerto se arrebujó en su chamarra plata y gris de los Vaqueros de Dallas y me soltó, desde la puerta, su frase lapidaria :

.- Como dijo alguno, ¡ el patriotismo es folklore !.

El marchante: cuento dedicado a Mamerto.

El vendedor está instalado en el tianguis, con su toldo de plástico anaranjado, su petate en el piso y su mercancía cuidadosamente acomodada en montoncitos. Relucientes, redondos, apetitosos, rojos, azules y verdes... Este parece que tiene un poco de tierra y con miradas furtivas se cerciora de que nadie lo vea y lo limpia con un trapito mojado con saliva... Total, ya lo lavaran cuando lleguen a casa.

Se acerca el gringo de camisa hawaiana de colores brillantes. Muy alto, regordete y con cara de niño, contrasta violentamente con el vendedor, flaco, bajito, cetrino.

.-A ver, a como das tu mercancía.

.- ¿Que le gusta, Mister ? Todo barato, escoja lo que le guste...

.- Dame primero unos hoteles...y luego vemos otras cosas. ¿Tienes bancos?

.-Le voy a escoger los más bonitos... se los doy baratos... ¿Que le parece este grandote ? ¿Y este medianito ?

.-¡ Ese no, está todo magullado!

.-¡No se apure...le quitamos lo podrido y solo pesamos el resto... ! Llévese este otro, vaya, se lo doy de pilón!. Hubiera venido antes, vino un gachupín y se llevo los mejores.

.-Ni modo, así son las cosas... Ponme ese banco grandote y a ver cuanto es por todo.

El marchante hace rápidamente las cuentas con un lápiz cuya punta humedece con la lengua, sobre un pedazo de papel de estraza y le pasa la nota al cliente. Este regatea, protesta un poco, termina por obtener una rebaja y paga.

En el guacal que está junto al comerciante se pueden ver unos apetitosos pozos petroleros y algunas petroquímicas sin lavar todavía.

Haciéndose el que no le interesa, como no dándole importancia al asunto, el cliente pregunta : ¿ Y esos?

.- Uy, míster!, ¡ esos no se los puedo vender, no son míos, me los encargaron y el dueño no´stá !.

.- No se va a dar cuenta...pónmelos en una bolsita y no le digo a nadie que me los vendiste...

.-No se puede...pero regrese al rato y le vendo todo, en cuanto el dueño se descuide.

.-¿Oye que haces con lo que se te echa a perder...?

.- Se lo doy a un marranito que estoy engordando. Se llama "El Fobas".

El mister se aleja con sus compras y el comerciante se queda contando los centavos. La mujer, que no ha pronunciado palabra, en cuanto se marcha el cliente, le lanza una mirada de reproche y le pregunta. ¿ Y que vas a vender mañana? ¡ Has estado malbaratando todo!.

.- ¡ Dios dirá, mujer, Dios dirá !