Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $722.00 Recompra $622.00

No me ayudes, soberano compadre
viernes, 9 de octubre de 1998
Fernando Amerlinck

No me ayudes, soberano compadre

Oigo de personas inteligentes cosas como "si han de imponer como moneda el dólar, lo siguiente será cambiar de bandera y de himno nacional". A esa gente tan informada le pregunto qué preferiría: ¿haber ahorrado en moneda dura desde 1981, con las tasas de inflación de Estados Unidos, y no haber sufrido los traumas devaluatorios que llevado el peso a devaluarse un 47,000%? ¿Haber preservado el patrimonio y esfuerzo de su vida libre de las dentelladas de presidentes devaluadores y de uno de los peores bancos centrales del mundo?

Hermoso, pero ¿imposible? No, si dejamos en paz un peso que es una porquería, como bien dice Ricardo Salinas. Nadie come "soberanía" monetaria ni le aprovecha que defiendan como perro su patrimonio mandando las tasas de interés a la estratosfera para que Merrill Lynch y George Soros puedan asociarse con el superespeculador llamado Banco de México, con las cuentas malas a nuestro cargo con deuda interna, impuestos y Fobaproas. ¿Soberanía de quién: del dueño del dinero (el contribuyente) o de un gobierno que alimenta tiburones internacionales con los ahorros de su pueblo y criminales impuestos?

El soberano somos los ciudadanos; somos dueños de un patrimonio que, como toda propiedad privada, es sagrado. Como soberano que soy, exijo una moneda en que yo ejerza mi soberanía y pueda defender mi patrimonio, mi patria, mi calidad de padre. Es decir: poder elegir qué moneda prefiero: pesos, dólares, marcos, plata, oro o lo que sea. Y que se acabe el monopolio de la "soberanía" monetaria; soberanos somos todos. No quiero que, sobre mi patrimonio, unos sean más soberanos que otros.