Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $728.00 Recompra $678.00

Por el valor de mi patrimonio
miércoles, 24 de febrero de 1999
Fernando Amerlinck
>

Por el valor de mi patrimonio

Demasiado se habla de dolarizarnos. Craso error. ¿Para qué someternos, aún más, al control gringo? El peso está como el ánimo nacional: desfigurado y abatido. El dólar parece un oasis de estabilidad; una especie de refugio desesperado.

Craso error, de nuevo. El dólar estuvo a punto del colapso en 1998. Los señores Greenspan, Rubin y Summers actuaron como brujos para impedir, in extremis, una caída estrepitosa de las finanzas internacionales. Los tres brujos tuvieron suficiente talento para no quitar los alfileres al sistema financiero y —por el momento— consiguieron su objetivo. Pero ellos mismos lo dicen: es cuestión de probabilidades. Y hasta hoy, no se han concretado.

Si queremos caernos con el dólar, hagamos un Consejo Monetario. Para caernos con el dólar y con un peso mexicano pegado como hermano chiquito siamés a él, ya tenemos uno de los peores bancos centrales del mundo.

Si queremos, en cambio, mantener el valor de nuestro patrimonio por encima de los avatares y juegos de manos de los aprendices mexicas y de los brujos extranjeros, necesitamos una moneda de valor permanente: un patrón plata que desligue nuestra moneda de la voluntad de los autónomos dirigentes del Banco de México y de las decisiones imperiales de la Fed.

Esa nueva (en realidad, antiquísima) moneda mexicana estaría ligada a algo completamente independiente de la "soberanía" monetaria de un señor jugando con mi patrimonio en una computadora: algo en que México es productor copioso desde siempre. El primero del mundo.

Los mexicanos tendríamos que exigir, como garantía constitucional, que nuestro patrimonio esté ligado indisolublemente a un valor de permanente solidez, como la plata.