Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $391.00 Recompra $341.00

Richard Cantillon
Lunes, 22 Septiembre 2014
Hugo Salinas Price

Vale la pena recordar a Richard Cantillón. Irlandés, Cantillón nació en 1680 y murió 1734.

Se dedicó a la banca en París, y presenció toda la gloria y la caída del escosés John Law y de su enorme negocio especulativo, con el cual arruinó a los franceses. El negocio incluía salvar las finanzas de la Corona francesa, con una inversión mítica en la Louisiana (que hoy es un Estado de la Unión Americana) combinado con la facultad de emitir dinero fiat para los franceses, que el Regente de Francia otorgó a la compañía de Law.

Cantillón fue un hombre de inteligencia extraordinaria. Detectó el fraude que practicaba John Law bajo la protección insensata del Regente de Francia, y comprendió cabalmente sus terribles consecuencias inevitables.

En su período de auge, el público se aglomeraba frente a la casa de John Law en la Rue Quincampoix con la esperanza febril de poder comprar alguna acción en su proyecto.

Los parientes irlandeses de Cantillón vinieron a verlo, para suplicarle que les consiguiera acciones de la empresa de John Law. Él les dijo que no les recomendaba para nada, dicha inversión, pero los parientes insistieron.

Cantillón compró las acciones con dinero de su parentela; como banquero, tenía las acciones en su poder, y podía hacer con ellas lo que le pareciera conveniente, mientras no se las pidieran o le dieran instrucciones de venta. El banquero inmediatamente vendió las acciones de su parentela a muy buen precio a cambio de oro. También liquidó sus acciones propias, a cambio de oro.

El proyecto financiero de Law muy pronto se fue a la quiebra en forma espectacular. Cantillón recompró las acciones de sus parientes al costo de unos cuantos céntimos.

Cantillón puso todo su oro en una carreta llena de paja, y salió para Holanda sin llamar la atención. De Holanda se mudó a Londres.

Los parientes le reclamaron su dinero, pero Cantillón les entregó sus acciones, con valor cero. El había comprado las acciones que le pidieron, y se las entregó según contrato. Le entablaron juicio sus parientes, pero él ganó el juicio.

Como Cantillón hay pocos. Muchos millones de inversionistas van a quedar totalmente arruinados cuando la versión actual del fraude de John Law – las Bolsas de Valores del mundo entero, basadas en dinero fiat - vayan a dar al basurero de la historia - como tendrá que suceder.