Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $391.00 Recompra $341.00

La contracción económica mundial
Jueves, 10 Diciembre 2015
Hugo Salinas Price

En esta semana, el peso se devaluó contra el dólar en un 3%. De más o menos $16.50, pasó a $17.07, el día de hoy.

Inversionistas que están recibiendo 3% anual sobre sus depósitos en pesos en bancos, vieron que su inversión perdió los intereses de un año, en sólo una semana.

El mundo entero está en contracción económica. La causa es un tremendo exceso de deuda que pesa sobre el mundo entero. Llegó el punto en que la actividad económica mundial ya no puede sostener esa deuda al corriente; se venía sosteniendo artificialmente la deuda - que ya era excesiva en 2008 - mediante la creación de nueva deuda para pagar los intereses, y por la reducción artificial de las tasas de interés a niveles mínimos. Pero ha llegado el momento en que ya no es posible incrementar la deuda mundial y por consiguiente, se vienen en cascada las quiebras, las liquidaciones de empresas, el desempleo, las devaluaciones.

Se ha vuelto muy difícil encontrar donde colocar dinero de tal forma que se escape de pérdidas por devaluación, al rendir un interés o ingreso neto por utilidades que supere el progreso de la devaluación monetaria. Esta situación prevalece en el mundo entero.

Con sus activos en pesos, la mayoría de las empresas mexicanas hoy valen, en dólares, 3% menos de lo que valían hace una semana. Sus deudas en dólares ahora pesan más.

La realidad es que el mundo entero ha estado viviendo, desde hace años, en una gran ilusión, y que la contracción - que apenas comienza - va a proseguir y arreciar. La contracción - el movimiento mundial hacia la realidad - va a ser sumamente dolorosa y va a causar problemas sociales y políticos a medida que la gente pierda en sus inversiones o pierda su trabajo, lo que es peor.

Las Bolsas accionarias mundiales van a colapsar en el futuro próximo. Las tasas de interés tendrán que subir fuertemente, colapsando el valor de los Bonos que están excesivamente sobrevaluados. Tanto los accionistas como los tenedores de Bonos, van a sufrir pérdidas.

Por el momento, la masa de la gente piensa que los precios de los metales preciosos van a colapsar, al igual que los precios de otras mercancías que no tienen compradores, tales como el hierro, el petróleo, el cobre, etc., pero pronto se verá que los metales preciosos, actualmente casi ignorados por el público inversionista, son los únicos refugios seguros para los ahorros.

Del oro y de la plata físicos se dice en su contra que "no producen rendimiento". Pero ese argumento caerá en cuanto el público se dé cuenta que ya no se trata de obtener rendimiento, sino de conservar Capital, en medio de un colapso mundial general.

Sólo una fracción pequeñísima del dinero de inversionistas en el mundo está colocado en los metales preciosos. Y cuando esa fracción pequeñísima de inversionistas se quiera duplicar, los precios de los metales preciosos se irán a las nubes. En un momento próximo, algún acontecimiento mundial inesperado hará cambiar de opinión a ese pequeño número de inversionistas, en forma totalmente sorprendente.

En la magna convulsión que se aproxima, los inversionistas en metales preciosos habrán salvado su Capital para aplicación futura en inversiones productivas.

La contracción económica mundial apenas comienza. En breve, veremos cambios que van a transformar nuestro mundo. Como dijo el notable inversionista Warren Buffet: "Cuando sale la marea es cuando se ve quiénes estaban nadando desnudos."