Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $391.00 Recompra $341.00

Rublo de plata para Rusia
Viernes, 12 Agosto 2016
Hugo Salinas Price

Contenido

I. Rusia: liderazgo mediante una idea superior

II. El rublo de plata fortalece a Rusia

III. Efectos económicos del rublo de plata

IV. El rublo de plata: verdadera riqueza para los rusos

V. El rublo de plata frete al dólar

VI. El rublo de plata y la oferta monetaria

VII. Los bancos centrales y el dinero de plata

VIII. El fracaso de la economía mecanicista

IX. Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C

*****

I. Rusia: liderazgo mediante una idea superior

Ponencia de Hugo Salinas Price, presidente de la Asociación Cívica Mexicana, A.C., ante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, realizado del 16 al 18 de junio de 2016, en respuesta a la generosa invitación del Sr. Sergei Prikhodko, Viceprimer Ministro de la Federación de Rusia Federación.

*****

Constantemente los Estados Unidos bombardean a Europa - incluyendo Ucrania- con propaganda sobre el peligro de 'agresión rusa'.

Esta propaganda comenzó a raíz de los acontecimientos ocurridos en la península de Crimea, luego del golpe dirigido por Estados Unidos, que derrocó al presidente electo de Ucrania y que instaló un gobierno títere respaldado por ellos. El pueblo de Crimea consideró que el gobierno impuesto en Kiev no era favorable a sus intereses y, mediante una votación pacífica, decidió unirse a Rusia, nación a la cual Crimea ha pertenecido desde tiempos inmemoriales. Esta determinación de Crimea se ha pintado como 'agresión rusa'.

Como resultado de la mítica amenaza de agresión rusa, un invento que forma parte del plan permanente de los EU para convertirse en la superpotencia mundial dominante, para lo cual es preciso desmembrar a Rusia, los Estados Unidos forzaron a la Unión Europea a aplicar 'sanciones' al comercio con Rusia. Rusia respondió con sanciones propias, es decir, suspendió sus compras de productos europeos. Francia y Alemania se han visto negativamente afectadas por la falta de compras rusas para sus productos agrícolas e industriales, respectivamente.

Sin embargo, ante esta situación, Rusia podría responder no sólo mediante oposición militar y la aplicación de sanciones comerciales recíprocas. Rusia podría debilitar las amenazas de la OTAN y el régimen de 'sanciones' por medio de una iniciativa moral que impresionaría fuertemente la opinión pública europea con respecto a Rusia.

Recordemos que Napoleón dijo una vez: 'En la guerra, la moral es tres veces más importante que las armas.'

La iniciativa moral que Rusia podría tomar para disolver el apoyo europeo a la OTAN, para contrarrestar la propaganda estadounidense respecto a la amenaza de 'agresión rusa', y para eliminar el programa europeo de 'sanciones', sería la creación de la nueva moneda llamada 'rublo de plata' - una acción completamente inesperada, para la cual los adversarios de Rusia no están preparados para responder.

Breve descripción del rublo de plata

La moneda de plata que sería monetizada contendría 1/2 onza de plata pura, con aleación .900 o .916, para una mayor durabilidad.

La moneda de plata sería acuñada por el Ministerio de Hacienda de la Federación Rusa, y se convertiría en moneda de curso legal mediante una cotización, en rublos rusos, que le asignaría el mismo ministerio. La moneda no tendría valor nominal grabado.

La moneda de plata monetizada se convertiría en una moneda adicional, que circularía en paralelo con el rublo fiat que actualmente emite el Banco Central de Rusia. El rublo de plata formaría parte de 'M-0' ('M-cero'), que es el indicador más estrecho de la oferta monetaria. De esta forma, M-0 se compondría de rublos de plata, junto con las demás monedas de metal común y billetes emitidos por el banco central.

Para que el rublo de plata permanezca en circulación como dinero, y forme parte de M-0 indefinidamente, es indispensable que la moneda cuente con un valor monetario en rublos, asignado mediante una 'cotización' emitida por el Ministerio de Hacienda. Este valor se comunicaría a la población diariamente a través de los medios de comunicación. De lo contrario, si la moneda lleva grabado un valor en rublos rusos, el alza en el precio de la plata pronto rebasaría este valor y la moneda se desmonetizaría, tal como sucedió con todas las monedas de plata con valor nominal grabado, durante el siglo pasado.

La creación del rublo de plata marcaría un precedente importante, porque actualmente ningún gobierno del mundo emite moneda: todos los gobiernos han renunciado a este derecho a favor de sus respectivos bancos centrales, todos los cuales pertenecen al sindicato mundial de bancos centrales, encabezado por la Reserva Federal de EU.

El actual sistema mundial de banca central ha agotado sus posibilidades, como lo demuestra el hecho de que diecisiete  países están sufriendo 'las tasas de interés negativas', es decir, tasas de interés por debajo de cero para grandes depositantes en los bancos, lo cual equivale a un castigo a los ahorradores. La 'política de tasas de interés negativas' es una aberración lógica y sirve para demostrar la bancarrota intelectual del sistema mundial de banca central.

Las economías de todo el mundo están en depresión y no hay un sólo país que esté disfrutando de prosperidad libre de preocupaciones.

Es hora de un cambio, y el rublo de plata marcaría un cambio necesario, porque: a) la creación del rublo de plata por parte del Ministerio de Hacienda de la Federación Rusa significaría que Rusia reafirma su derecho soberano de emitir dinero, un derecho que ha sido usurpado por los bancos centrales del mundo, y porque, b) su valor monetario en rublos residiría en el valor de la plata que contiene.

El incremento del precio de la plata se traduciría en un incremento del valor monetario del rublo de plata, por lo cual esta moneda sería ideal para ahorrar cantidades modestas, un tipo de ahorro que hasta el ruso más humilde desearía tener. El constante incremento del valor monetario del rublo de plata protegería este ahorro contra la inflación, y al mismo tiempo sería totalmente líquido en cualquier momento.

El valor monetario del rublo de plata, mediante la cotización por parte del Ministerio de Hacienda, debe aumentar conforme se incremente el precio de la plata que contiene, pero debe permanecer sin cambio, en caso de caídas del valor de la plata que contiene. La historia ofrece abundantes pruebas de que los países que han utilizado dinero de plata, siempre han hecho caso omiso de las caídas en el valor de la plata en su moneda de plata.

El único aspecto extraordinario de esta moneda sería su adaptación a las circunstancias modernas. No hay ninguna contradicción lógica.

 

 

Implicaciones políticas y estratégicas

La creación del rublo de plata asombraría mucho a Europa e, indudablemente, a cada uno de los siete mil millones de seres humanos del planeta, porque sería un retorno al dinero auténtico, que no existe en el mundo actual.

Consideremos las implicaciones políticas trascendentes para Rusia en cuanto a la admiración y el interés mundial que recibiría, gracias a esta simple medida.

En términos muy simples, cualquier acción que atrae la atención mundial hacia un país, resulta de enorme importancia política para ese país. Por ejemplo, la importancia del programa espacial de los EU radica en que éste capta la atención de todo el mundo, y el mundo queda tan impresionado por esta espectacular capacidad de EU, que inconscientemente acepta y admite los programas económicos, políticos y sociales que originan en EU. En los deportes, los espectadores observan y animan al jugador que lleva el balón. En política, la atención mundial se centra en la nación que se adelanta en adoptar nuevas políticas para enfrentar las condiciones que ya no son satisfactorias.

Mediante la creación del rublo de plata, Rusia se coloca en el centro de la escena mundial con una innovación que impactará inmediatamente la imaginación de toda la población del planeta. ¡Rusia lleva el balón!

Los europeos quedarían fascinados por este notable movimiento de Rusia, ya que ahora son víctimas del Banco Central Europeo (BCE), que los castiga mediante su 'política de tasa de interés negativa" (NIRP). De hecho, el BCE amenaza a los europeos con eliminar el billete de 500 euros, porque sabe que éste es el nuevo refugio socorrido por los ahorradores que tratan de escapar del castigo de NIRP; y el BCE ya dio el primer paso en su ofensiva contra los ahorradores de la UE, al dejar de imprimir más billetes de 500 euros.

Los europeos pensarían esto: '¿cómo puede Rusia considerarse una amenaza, cuando está haciendo algo tan interesante, atractivo y humano como instituir nuevamente la plata como moneda? Y, ¿cómo es que ahora los rusos tienen moneda de plata para ahorrar, mientras aquí nuestro propio BCE afecta nuestros intereses, al impedir que ahorremos el dinero que nos proporciona y que, al final de cuentas, sólo es un papel? Definitivamente, Rusia no es nuestro enemigo, sino el camino que conduce a un mundo mejor'.

Tomemos en cuenta que, mediante esta medida, Rusia socavaría la integridad moral de la OTAN y demolería la imagen de Rusia como nación agresora. ¡La creación del rublo de plata es un movimiento estratégico de gran importancia!

Además de impresionar a todos los europeos, la creación del rublo de plata también sería una grata sorpresa para millones de estadounidenses que han estado ahorrando importantes cantidades de monedas de plata. La medida de Rusia reforzaría las convicciones de este segmento de la población de Estados Unidos, que incluye a los norteamericanos más inteligentes. Millones de estadounidenses cambiarían su actitud dudosa hacia Rusia, por una opinión favorable. Esto debilitaría al 'partido de la guerra' en los EU, que pinta a Rusia como una nación agresora.

Implicaciones políticas en Rusia

La población de Rusia recibiría este nuevo tipo de dinero con alegría ilimitada.

Simplemente, el efecto sobre Rusia sería electrizante: los pobladores de las regiones más remotas de Rusia desearían ver, adquirir y conservar como ahorro estas monedas, que no serían susceptibles de devaluación, sino que aumentarían de valor en rublos, conforme el valor de su plata aumentara. Este estímulo serviría para que las regiones remotas de Rusia se identificaran con el gobierno central de Moscú y le brindaran su completo apoyo.

El hecho de que parte del ahorro del pueblo ruso pueda realizarse en monedas de plata representa un cambio revolucionario en la política monetaria. Porque su objetivo no es directamente el 'crecimiento del PIB', que es el objetivo que propone el banco central. Su objetivo es realmente revolucionario: es, simplemente, lograr el auténtico enriquecimiento de la población rusa, para los fines que cada persona dar a su riqueza acumulada.

La historia nos demuestra que esta política siempre ha sido, en cualquier parte, la condición previa para la prosperidad general.

No podemos imaginar ninguna otra medida - tan simple de realizar - capaz de producir tanta alegría en la población rusa y un apoyo político tan abrumador para su gobierno actual; una medida que generaría una nueva imagen de Rusia, que todas las naciones buscarán imitar y que, al mismo tiempo, no afectaría al actual sistema monetario del rublo ruso fiat, administrado por el Banco Central de Rusia.

El liderazgo se gana proponiendo ideas mejores. Estados Unidos despilfarró su derecho a ejercer el liderazgo mundial por imponer, en 1944, el deficiente 'Acuerdo de Bretton Woods', cuyos defectos vio con gran claridad, hace cincuenta años, el gran presidente de Francia, el general Charles de Gaulle - defectos que han llevado inevitablemente a la presente debacle monetaria y financiera que se extiende por el mundo.

Con el rublo de plata, Rusia consolida su unidad política y frustra los planes de sus adversarios. Los ojos del mundo voltearán a ver a Rusia, en busca del liderazgo para construir un mundo mejor.

 

II. El rublo de plata fortalece a Rusia

El actual orden monetario internacional consiste en un sistema mundial de bancos centrales que acumulan dólares como reserva, y además otras monedas que también se consideran dignas del status de 'monedas de reserva', aunque éstas también acumulan y utilizan los indispensables dólares como respaldo.

Rusia y China son los únicos países que podrían desafiar el orden monetario actual, porque tienen la capacidad militar necesaria para enfrentar a EU. El único sistema monetario que podría eliminar por completo al dólar como moneda de reserva mundial sería el patrón oro, sistema bajo el cual el oro se convertiría nuevamente en el dinero mundial, como era hasta antes de 1914. La transformación de la economía mundial, que en algún momento irá acompañada de un inevitable regreso al oro como dinero mundial, será un proceso muy traumático. Aunque Rusia o China no parecen interesadas en comenzar ese camino, al menos por el momento.

Sin embargo, el orden monetario internacional que surgió a partir del 'Acuerdo de Bretton Woods' de 1944, ya se agotó. El mundo entero está en depresión económica No hay un sólo país que podamos tomar como ejemplo de prosperidad y estabilidad. Todos los países están en guerra monetaria por obtener reservas en dólares, moneda que se origina exclusivamente en EU, y que es indispensable para mantener la estabilidad económica y política de todos los países.

Ha llegado el momento de que surja una nueva idea con respecto al dinero: la creación de una moneda de plata con valor monetario, que puede circular en paralelo con el dinero de papel.

El rublo ruso de plata, emitido por el Ministerio de Hacienda de Rusia: una moneda de 1/2 onza de plata, con un valor monetario asignado y sin valor nominal grabado. El valor de la monedea, cotizado en rublos, se elevaría conforme a los incrementos del valor de la plata que contiene, pero se mantendría estable en caso de caídas del valor de la plata que contiene.
La creación del rublo de plata representaría un rompimiento histórico fundamental del dominio absoluto que se ejerce sobre el mundo a través del actual sistema monetario. Esto significaría que, una vez más, la plata obtendría el estatus de dinero en Rusia. La creación de esta moneda no requiere eliminar el actual orden monetario, lo cual sí sucedería en caso de un retorno al patrón oro, pero sería un paso importante hacia ese retorno al patrón oro.

Mediante el mecanismo que se propone, la monetización del rublo de plata permitiría al Ministerio de Hacienda obtener un señoreaje (ganancia) del 20% sobre el costo de la plata que contiene la moneda, más el costo de acuñación. La monetización se efectuaría mediante la cotización monetaria que le asignaría el Ministerio, quien diariamente comunicaría el valor monetario de la moneda de plata en rublos; el valor monetario de la moneda subiría conforme incremente el valor de la plata que contiene, pero permanecería sin cambio en caso contrario, una caída en el valor de la plata.

La creación del rublo de plata por el Ministerio de Hacienda de la Federación Rusa significaría que Rusia reafirma su derecho soberano de emitir dinero, un derecho que ha sido usurpado por los bancos centrales del mundo.

Estamos totalmente seguros que este nuevo tipo de dinero, resultado de una nueva idea, sería recibido con alegría ilimitada por parte del pueblo ruso y que generaría un apoyo abrumador y duradero hacia el actual gobierno de Rusia.

La creación del rublo de plata no tiene como objetivo 'promover el crecimiento económico'; un objetivo que, suponemos, no representa demasiado para el habitante ruso promedio. Es una medida - verdaderamente revolucionaria en esta época - para apoyar el ahorro y el bienestar económico de cada ruso; ahorro que cada persona podrá sentir en sus manos y conservar en su casa. Se trata de una medida que todos los habitantes de Rusia entenderán de inmediato y apoyarán con entusiasmo.

III. Efectos económicos del rublo de plata

Sería muy difícil, si no es que imposible, notar algún cambio en los precios de las mercancías en Rusia, atribuible a la introducción del rublo de plata a la circulación monetaria.

Si cada año se acuñaran 1,000 toneladas de plata y se pusieran en circulación con un valor monetario calculado en las condiciones actuales (al tipo de cambio del rublo y el precio de la plata en dólares, del día), la proporción de rublos de plata con respecto a rublos de papel y monedas de metal regular circulantes, sería de alrededor de 0.7% (siete décimas del uno por ciento). Muy probablemente el crecimiento anual de la cantidad de rublos de papel y monedas de metal común en Rusia será mayor de lo que sería este aumento en la cantidad de rublos de plata adicionales cada año. En todos los países, el dinero en circulación aumenta cada año mucho más que el 0.7%, y Rusia no es la excepción.

El efecto económico de introducir anualmente 1,000 toneladas de rublos de plata a la circulación - sólo 0.7% del total de los billetes y monedas comunes en poder público - sería demasiado pequeño y se dispersaría por toda la economía rusa, como para que pudiera reflejarse y cuantificarse por cambios en los precios.

Ahorrar es abstenerse de consumir.

A los precios actuales, si se acuñaran 1,000 toneladas de plata, su valor monetario asignado por el Ministerio de Hacienda ascendería a 50 mil millones de rublos. Si se colocaran entre el pueblo ruso 50 mil millones de rublos en rublos de plata, a cambio de billetes y monedas regulares, eso implicaría una reducción del consumo y un aumento del ahorro de la población, equivalente a 50 mil millones de rublos anuales.

No podemos saber exactamente qué cosas se abstendría de comprar el pueblo ruso, para poder comprar rublos de plata cuyo valor monetario estimado puede ser de alrededor de 800 rublos, si los precios actuales y el tipo de cambio se mantienen estables. Los rusos demostrarían diversas decisiones sobre qué cosas prefieren prescindir, para adquirir rublos de plata.

La 'Ley de Gresham' nos asegura que, una vez que las monedas de plata estuvieran en poder del público, éste no las gastaría. Aunque serían completamente aceptables y bienvenidas como medio de pago, los propietarios de los rublos de plata preferirían conservar estas monedas como ahorro, y usar billetes, monedas regulares o saldos bancarios digitales, para hacer pagos.

Los rublos de plata se gastarían solamente en ante el caso de una emergencia personal, y el público inmediatamente se los arrebataría, deseoso de aumentar sus ahorros.

La importancia del rublo de plata no radica principalmente en su aspecto económico, y por lo tanto no puede medirse estadísticamente. Su enorme importancia radica en la satisfacción que le provocaría al pueblo ruso y el apoyo decidido que suscitaría hacia su gobierno.


 


 

IV. El rublo de plata: verdadera riqueza para los rusos

Sólo existe un camino, sólo uno, para lograr un ambiente de cooperación económica mundial y relaciones comerciales pacíficas y estables, y ese camino es volver a usar el oro como dinero mundial. Sin embargo, retomar ese camino implicaría el equivalente a realizar ahora mismo una 'cirugía mayor' en la estructura económica mundial. Y hoy, ningún país parece preocupado por comenzar ese proceso de cirugía económica importante. Aunque muy pronto, los acontecimientos podrían forzar esa decisión.

La introducción de una nueva moneda a la circulación, en paralelo al rublo fiat ruso, emitida por el Ministerio de Hacienda de la Federación Rusa, quien asignaría a la moneda un valor monetario (que se elevaría conforme a los incrementos en el precio de la plata, pero permanecería estable, en caso contrario) sería una medida simple y directa, que definitivamente no afectaría la economía de Rusia. Ya hemos demostrado que la acuñación anual de 1,000 toneladas de plata en monedas de plata, sólo significaría el 0.7% (siete décimas del uno por ciento) del total de rublos que actualmente hay en manos del público (M0).

Entonces surge la pregunta: ¿cuántas monedas deben acuñarse?

El Banco Central de Rusia controla la oferta monetaria del rublo en Rusia y también controla, a través del sistema bancario, el crédito emitido en rublos rusos.

Para efectos prácticos, el Banco Central de Rusia tendría que considerar al rublo de plata como si se tratara de una moneda extranjera, cuyo valor no está bajo su control. Cuando el sistema bancario recibiera de un cliente rublos de plata, para depositar en su cuenta, el sistema bancario le acreditaría rublos fiat, y cuando el sistema bancario colocara rublos de plata entre el público, haría un cargo a las mismas cuentas o recibiría efectivo.

Sólo hay un fin al que puede destinarse el rublo de plata en Rusia: el ahorro del pueblo ruso. La suma total de ahorros personales en rublos de plata reflejaría la capacidad nacional de los rusos para atesorar monedas de plata. Y la nación reaccionará de la misma forma que reacciona un sólo individuo, cuando se le ofrecen monedas de plata:  adquirirá tantas monedas de plata como su capacidad y disposición lo permitan.

Si la cantidad de monedas de plata que se ofrecen sobrepasa la capacidad momentánea de ahorro del público, entonces éste no estará en posibilidad de tomar todas las monedas de plata que se le ofrecen.

Las monedas de plata se colocarían a través del sistema bancario ruso; en algún momento, el público podría no comprar todas las monedas de plata que se ofrecen, porque su capacidad de ahorro esté momentáneamente saturada. Dado que el sistema bancario sólo podría colocar las monedas entre el público, mediante su colocación a cambio de rublos rusos, las monedas de plata sin vender no tendrían ninguna utilidad para el sistema bancario, ya que éste no podría extender crédito denominado en rublos basado en estas monedas de plata, ni abrir cuentas bancarias digitales denominadas en rublos de plata. En ese momento, el sistema bancario podría devolver monedas de plata al Ministerio, para que éste le acredite rublos fiat.

Después de un breve lapso, la capacidad de ahorro del público se recuperaría en forma natural y se presentaría una renovada demanda de monedas de plata; cualquier cantidad excedente de monedas que el Ministerio tuviera en su poder, nuevamente sería absorbida por el público a través del sistema bancario. Por lo tanto, al momento de acuñar, el Ministerio tendría que tomar en cuenta la capacidad del público para adquirir esas monedas como ahorro.

La posibilidad para los rusos de ahorrar en plata representa un cambio trascendental en la política monetaria: su objetivo no es directamente lograr el crecimiento, o una mayor actividad económica. Su objetivo es verdaderamente revolucionario: simple y sencillamente representa el auténtico enriquecimiento de la población, para los fines en que cada individuo quiera dar a esa riqueza acumulada.

Sobra decir que esta política ha sido, siempre y en cualquier parte, la condición previa para la prosperidad general.

El deseo de acumular riqueza adicional no está sujeto a un límite. Dado que la moneda de plata es una unidad de riqueza, no puede haber ningún límite teórico a la cantidad de monedas de plata que el Ministerio de Hacienda de la Federación de Rusia podría colocar en las manos de su población.

Con el tiempo, conforme cada individuo adquiera rublos de plata y, por consiguiente, incremente su riqueza, los rusos que consideren que ya han acumulado suficiente, naturalmente van a querer utilizar esta riqueza para obtener más ingresos. Entonces van a colocar sus rublos de plata (que indudablemente habrán incrementado su valor monetario) en inversiones que producirán un ingreso. Algunas personas comprarán una propiedad con el fin de obtener ingresos por alquiler. Otros buscarán adquirir tierras con fines productivos, o maquinaria para utilizar en sus propiedades agrícolas; algunos van a adquirir tiendas, o inventarios para sus tiendas, o equipo adicional para las empresas que ya tienen; algunas personas podrían comprar bonos respaldados en oro para obtener los ingresos por intereses, si existen esos bonos. La lista de posibles formas para convertir la riqueza acumulada en nuevos ingresos, es interminable.

La única base económicamente sólida para lograr la prosperidad es acumular riqueza a través del ahorro, que en algún momento se transforma en medios para adquirir más ingresos. El rublo de plata ofrece a los rusos una forma atractiva de acumular riqueza.

 

V. El rublo de plata frente al dólar

Actualmente, el dólar es la moneda mundial. Existen alrededor de 170 monedas en el mundo, pero en realidad todas son únicamente diversos disfraces del dólar. La prueba es que cuando el banco central de un país se queda sin dólares, la moneda emitida por dicho banco central pierde su valor.

Indudablemente, el rublo de plata sería una moneda superior al dólar y, en las circunstancias actuales, sería la única moneda superior al dólar estadounidense. El rublo de plata sería la mejor moneda del mundo debido a que su valor monetario estaría en función del valor internacional de la plata que contiene, un valor independiente de la existencia de dólares en el Banco Central de Rusia. Sería la única moneda del mundo que no perdería su poder adquisitivo, y la única moneda cuyo valor monetario aumentaría sostenidamente durante mucho tiempo, conforme se incremente el precio de la plata en los mercados internacionales.

Dado que el rublo de plata sería mejor moneda del mundo, su atractivo no se limitaría a la población rusa. Sin duda, los vecinos de Rusia estarían muy interesados en tener rublos de plata, especialmente en vista de la absurda política del BCE de suspender la impresión de billetes de 500 euros. Esta política es el experimento europeo con la idea de una economía sin dinero en efectivo, donde todo el dinero se exprese únicamente en cifras de computadoras bancarias - dígitos que las autoridades ya amenazan reducir para que los clientes de los bancos ayuden a cubrir la actual quiebra de los bancos. Y, por último, ejercería sobre los europeos un enorme atractivo, considerando la infame 'satanización' del uso de efectivo para pagar por compras superiores a un pequeño monto, lo cual cataloga a personas inocentes como evasores de impuestos y narcotraficantes.

Podemos predecir que el rublo de plata encontraría inmediatamente un mercado seguro en Europa y en Ucrania, que ahora está en conflicto con Rusia.

Ya sea mediante una distribución ordenada, a través de las instituciones establecidas, o ya sea mediante su infiltración a través de todas las barreras oficiales y los 'mercados negros', el rublo de plata inevitablemente llegaría a manos de los europeos, que desean mantener sus ahorros en una moneda mejor que el dólar y que su propia moneda.

Actualmente, los europeos pueden adquirir diversas monedas de plata, pero todas están sujetas al 'impuesto al valor agregado', ya que no son dinero -moneda de curso legal. El rublo de plata no tendría por qué causar este impuesto, ya que sería moneda de curso legal. Esta sería una ventaja importante para la comercialización de rublos de plata en Europa.

Definitivamente, el rublo de plata no eliminaría la importancia del dólar estadounidense: los dólares circulan en cantidades astronómicas. Pero sí implicaría destronar al dólar en lo que se refiere a la calidad: todos los europeos verían al rublo de plata como una moneda superior al dólar. Antes ya mencionamos el efecto político inevitable en Europa, favorable a Rusia, como resultado de reconocer la superior calidad del rublo de plata.

El gobierno de Rusia deberá ver con buenos ojos la exportación del rublo de plata al extranjero. Porque esta moneda no sólo sería portadora de una impresión muy favorable sobre Rusia, que recibirían los países vecinos - pensemos en Ucrania- sino también porque sería una operación sustancialmente benéfica para Rusia en términos económicos.

La plata contenida en el rublo de plata se exportaría al precio internacional de la plata, más una utilidad de 20%, después del costo de acuñación. Para Rusia, sería muy benéfico poder exportar toda la cantidad de rublos de plata que demandara el mercado externo. Si el mercado absorbiera toda la plata que produce la industria minera rusa, incluso sería rentable comprar plata en los mercados internacionales para acuñar rublos de plata y satisfacer la demanda de exportación. La acuñación añade a la plata un valor agregado; por lo tanto, es preferible exportar la plata en forma de monedas, que exportar plata como una simple mercancía, en barras de 30 kilos.

 

VI. El rublo de plata y la oferta monetaria

Datos publicados en el sitio www.tradingeconomics.com/russia/money-supply-m0, informan que la cantidad total de billetes y monedas regulares en poder del público de la Federación Rusa, a febrero de 2016, ascendió a 7.150 millones de rublos. El suministro total de los billetes y monedas en poder del público es el agregado monetario conocido como 'M0' o 'M-Cero'. Este es el indicador más estrecho de la oferta monetaria en Rusia.

Si el Ministerio de Hacienda de la Federación de Rusia monetizara el rublo de plata, éste entraría a circular en paralelo con los billetes y monedas regulares emitidas por el Banco de Rusia y pasaría a formar parte del agregado monetario conocido como 'M0'.

Una tonelada métrica de plata contiene 32,150 onzas. Si la moneda que se acuña, cotiza e introduce a la circulación contiene 1/2 de plata, entonces con una tonelada de plata se acuñarían 64,300 monedas.

Suponiendo que inicialmente se acuñaran 100 toneladas de plata en monedas de 1/2 onza, se acuñarían 6.63 millones de monedas.

Un cálculo reciente de la valor monetario que tendría el rublo de plata, con contenido de 1/2 onza, dio como resultado 800 rublos. Esta cotización -utilizando el precio de la plata de la fecha en que se calculó- reportaría al Ministerio de Hacienda de la Federación de Rusia una utilidad asegurada (conocida como 'señoreaje') de 20% sobre el costo de la plata y el costo de acuñación.

El valor monetario total de cotización de los rublos de plata emitidos sería igual a (6,430,000 x 800) 5.144 mil millones de rublos. Para simplificar, vamos a redondear esa cifra a 5 mil millones de rublos.

La colocación del rublo de plata retiraría de la circulación 5 mil millones de rublos, ya que el público entregaría al sistema bancario esa cantidad de rublos de papel y monedas regulares, al adquirir los rublos de plata. Alternativamente, si se utilizaran saldos digitales bancarios para adquirir las monedas de plata, estos saldos decrecerían a una cantidad de 800 rublos, por cada moneda de plata que se colocara.

Si únicamente se utilizaran rublos de papel y monedas regulares para adquirir rublos de plata, M0 permanecería sin cambio en 7.150 millones de rublos, pero en ese caso, ahora, de este total, 5 mil millones de rublos estarían expresados en forma de 6.43 millones de monedas de plata. Si sólo decrecieran los saldos bancarios digitales, M0 se incrementaría en 5 mil millones de rublos, a 7.155 millones de rublos. En este último caso, la proporción del valor de los rublos de papel y monedas regulares, en comparación con el valor de los rublos de plata, sería de 7150 a 5.

7150 / 5 = 1,430 rublos de papel y monedas regulares, por cada rublo de plata en circulación.

En caso de acuñar 100 toneladas de plata, el valor de rublos de plata en circulación representaría un 0.07% (siete centésimas del uno por ciento) del valor de los billetes y monedas regulares en circulación.

Si la cantidad de rublos acuñados se incrementara diez veces, a 1,000 toneladas, el valor de las monedas de plata en circulación también se incrementaría en esa proporción, diez veces, y alcanzaría el 0.7% (siete décimas del uno por ciento) del valor de los billetes de papel y monedas comunes en circulación (M0).

En este caso, el valor monetario de las monedas de plata sería de 50 mil millones de rublos; y dado que su valor monetario incluiría un señoreaje garantizado, de 20%, para el Ministerio de Hacienda de la Federación de Rusia, la utilidad por acuñar 1,000 toneladas anuales de plata sería de 10 mil millones de rublos anuales.

(Mencionamos la utilidad que obtendría el Ministerio para demostrar que es mucho más rentable utilizar la plata para convertirla en dinero, que venderla en el mercado mundial, simplemente, como otro metal más).

Debido a la inevitable operación de la 'Ley de Gresham', las monedas de plata serían retiradas de la circulación activa y el público las conservaría en su poder, como ahorro. Estas monedas podrían utilizarse como medio de pago y seguirían formando parte de 'M0', pero el público las conservaría como ahorro, en circulación 'pasiva'. De esta forma, la proporción de dinero de 'M-0' que está en 'circulación activa' efectivamente se reduciría, por la cantidad de 50 mil millones de rublos, de acuerdo al ejemplo anterior.

En este sentido hay que considerar que, de cualquier forma, durante los últimos años 'M0' ha registrado variaciones comparables. Y por lo que respecta a la comparación con las reducciones e incrementos registrados durante los últimos meses, un cambio (del 0,7%) debido a la introducción de monedas de plata, por 50 mil millones de rublos, es una cantidad mucho menor. Por ello, el efecto sobre la circulación monetaria, en caso de acuñar anualmente 1,000 toneladas de plata, en monedas de 1/2 onza, sería insignificante.

Gráfica de 'M0' en Rusia durante los últimos meses:


El incremento de 50 mil millones de rublos en 'circulación activa' en 'M-0' sería insignificante en comparación con las variaciones actuales en el total de 'M-0', que ahora suma más de 7 mil millones de rublos, es decir, 7,149.5 mil millones de rublos.

VII. Los bancos centrales y el dinero de plata

Actualmente y desde hace muchos años, por razones que llevaría un libro entero explicar, la comunidad mundial de bancos centrales considera como su deber y lo mejor para la sociedad, que ellos determinen una serie de políticas para promover el crecimiento económico que proponen como meta.

A los ojos del público, los banqueros centrales deben justificar su existencia probando que su labor es eficiente, como se refleja cuando hay un incremento sustancial del crecimiento económico nacional. Cuando el 'crecimiento' no ocurre, el sistema político está en riesgo de colapso, porque los políticos se dan publicidad y pregonan su experiencia, señalando las cifras de crecimiento que genera el banco central.

Cuando la población realiza compras, esta actividad origina una serie de datos que posteriormente pueden recolectarse y evaluarse; cuando el gasto se incrementa, los banqueros centrales pueden presentar un cuadro de crecimiento económico, basado en esas cifras que reunieron y analizaron.

Por otra parte, los banqueros centrales se inquietan cuando el público prefiere ahorrar en vez de gastar. Los banqueros centrales interpretan el menor gasto - en realidad es incremento del ahorro - como el preámbulo a la disminución del crecimiento.

La fobia de los bancos centrales al ahorro ya alcanza un nivel de locura, como lo demuestra la política del Banco Central Europeo, que pretende castigar a los ahorradores al cobrarles 'interés negativo' en sus depósitos bancarios. Ahora el BCE está considerando a futuro otra medida de castigo contra los ahorradores, eliminar los billetes de 500 euros, recurso que los ahorradores pueden querer utilizar para evadir el castigo del interés negativo en sus depósitos bancarios. Como un primer paso en esa dirección, recientemente se decidió dejar de imprimir el billete de 500 euros.

La idea que la población de cualquier país debe gozar de libertad económica; que a la población debe permitirse el gusto de acumular ahorro y que los bancos centrales no deben confrontarse con la gente, porque ésta prefiera ahorrar -esas ideas, desafortunadamente, son ajenas a la formación intelectual de los banqueros centrales.

El crecimiento puede medirse a través de los precios y los volúmenes de ventas - o por lo menos, eso creen los banqueros centrales - mientras que la satisfacción personal de los individuos que forman una nación, incluyendo la satisfacción de acumular ahorro en plata, no puede medirse. La satisfacción de acumular monedas de plata es una de las mayores satisfacciones que puede sentir una persona económicamente activa.

El banquero central no puede medir esta satisfacción importantísima, y como interpreta que el ahorro llevará a la contracción del crecimiento y al colapso económico, el banquero central es, en términos generales, un enemigo del ahorro popular. Y especialmente, un enemigo de los ahorros en plata, un metal monetario que los banqueros centrales no pueden utilizar para producir expansión mágica del crédito, que es a lo que se dedican.

El sistema de bancos centrales del mundo refleja la obsesión de los intelectuales mundiales con la tecnología, basada en los números, que ha tomado una relevancia enorme en nuestro mundo. Las ciencias naturales que sustentan la tecnología se basan en números que, a su vez, originan en la experimentación, y son, por tanto, positivistas. La Economía actual - que respalda a la institución de la banca central - pugna por ser considerada como una de las Ciencias Positivas.

Para abordar los asuntos de la mente, la Economía de hoy -tal como la practican los bancos centrales - está aplicando métodos que son apropiados exclusivamente para el campo de las ciencias naturales. La tecnología positivista no es apropiada para abordar la economía, que se ocupa de la acción humana. Por lo tanto, los banqueros centrales son incapaces considerar cómo van a reaccionar los seres humanos, respecto a sus políticas. A continuación un ejemplo de la incapacidad de los bancos centrales para comprender qué tan importante es satisfacer los deseos de la población, en vez de cumplir sus propios proyectos que determinan arbitrariamente:

El autor de estas líneas recibió una carta firmada por un banco central, donde expresa dos razones para oponerse a la creación de una moneda de plata con un valor monetario cotizado: 1. Debido a que 'la plata es demasiado valiosa para utilizarse como dinero", y 2. Debido a que la plata fluctúa de valor.

Con el primer argumento, en contra la creación de una moneda de plata con un valor monetario cotizado, el banco central inconscientemente reveló su punto de vista fundamental: que las personas no merecen utilizar dinero valioso con valor intrínseco, y que el Banco Central no está interesado en satisfacer el gusto de las personas por tener monedas de plata.

La segunda razón, simplemente ignora la esencia del proyecto propuesto: que el valor monetario del rublo de plata siempre se incrementaría conforme al incremento del valor de la plata, pero éste permanecería estable, en caso de caídas en el valor de la plata.

La actitud de todos los bancos centrales es evitar, a cómo de lugar, cualquier idea que implique un dinero alternativo que no se pueda devaluar y no pueda crear el banco central.

En realidad, la ciencia económica que practican los bancos centrales, no es ciencia para nada: es la expresión de los juicios de valor de los bancos centrales, que quieren imponer a sus poblaciones cautivas; los bancos centrales quieren determinar lo que a las poblaciones les conviene de acuerdo a su propio criterio, y suprimir, o incluso combatir -como en el caso de las 'tasas negativas de interés' - el deseo individual de los millones de personas que están sometidos a sus decretos.

 

VIII. El fracaso de la economía 'mecanicista'

El primer requisito para lograr una acción exitosa sobre el mundo físico es contar con información correcta de los hechos sobre los cuales se desea actuar.

Los hermanos Wright comprendieron la importancia de este requisito cuando comenzaron a construir una máquina que volara, pues su primer paso fue elaborar un rudimentario pero efectivo estudio de aerodinámica; luego construyeron modelos de alas y probaron su comportamiento. Después procedieron a diseñar un ala basada en los resultados de sus pruebas y así lograron un éxito histórico en 1903.

Como resultado del enorme éxito que la industria logró durante los siglos XIX y XX, la humanidad se ha enamorado de la Física, el estudio del mundo material. En el ámbito físico, la experimentación es fundamental y proporciona resultados confiables, porque en el ámbito físico podemos repetir indefinidamente un experimento y siempre vamos a obtener exactamente el mismo resultado.

Vivimos en un mundo de éxitos deslumbrantes: la maravillosa televisión, miles de millones de teléfonos celulares, Internet, fantásticos viajes aéreos – la lista es interminable.

Sin embargo, con respecto a la situación actual de los seres humanos, el resultado no es para nada agradable. Nuestro mundo está en bancarrota; cada día crece más el descontento popular hacia la situación política y económica; la hambruna comienza a aparecer en algunas regiones; el mundo financiero está en completo desorden. En síntesis: la humanidad no está contenta.

Lo que sucedió durante los dos siglos anteriores fue que los pensadores más destacados fueron seducidos por los éxitos de la Física y cayeron en la idea errónea de que los principios que resultan tan exitosos en ese ámbito, son los mismos principios que pueden resolver los problemas humanos – gran error.
Si analizamos la economía actual y su actividad gemela, la política, encontramos que las bases del Keynesianismo –que rige el mundo de hoy- son fundamentalmente un intento de aplicar los principios de la Física a un ámbito que no está gobernado por la Física, sino por la capacidad humana de elegir: el ámbito de la elección, cuyo estudio fue desarrollado por la Escuela Austriaca de Economía, fundada en el Siglo XIX por Karl Menger, y ahora por su versión moderna, la Nueva Escuela Austriaca de Economía, que encabeza el Profesor Antal E. Fekete. (Ver www.professorfekete.com).

La Física cuantifica, mide, pesa y contabiliza tiempo y cantidad; experimenta y determina relaciones predecibles entre las causas físicas y los efectos. El funesto error de la Economía Keynesiana, que ahora está sumiendo a todo el mundo, ha ocurrido porque los Keynesianos han estado determinando la política económica en base a estadísticas, un proceso de medir, pesar y contar. Y entonces han procedido a experimentar, tal como hacen los físicos, con la humanidad; las colosales inyecciones de dinero a la economía estadounidense, conocidas como QE1 y QE2, han sido públicamente reconocidas como un simple experimento. Los Keynesianos han esperado un éxito deslumbrante como resultado de su ‘enfoque científico’ de la economía pero, como es evidente, han fracasado en forma rotunda.

El hecho es que existen dos ámbitos sobre los cuales puede operar la inteligencia humana: el ámbito de lo material, el mundo físico, y el ámbito de los acontecimientos humanos: la Economía Austriaca y su actividad gemela, la política.

La Física es el enfoque correcto para ocuparse del mundo material. Pero tan pronto como queremos incidir en el ámbito de la acción humana, entramos a una esfera completamente distinta, porque los seres humanos pueden elegir. Y no existe ni siquiera algo parecido a una elección en el mundo material; elegir es una facultad exclusiva del ser humano.

La Física se ocupa de interpretar la relación entre entidades que no tienen capacidad de elegir. Por lo tanto, los experimentos físicos revelan resultados constantes y predecibles, pero la Física resulta impotente cuando el objeto de su estudio puede elegir: si el átomo tuviera la capacidad de elegir, ¡la Física no podría elaborar una teoría atómica!

Ya que los seres humanos tienen la capacidad de elegir, la teoría económica basada en las leyes de la Física no puede resultar exitosa al tratar de aplicarse a los seres humanos. Las constantes no existen en el ámbito de la acción humana porque las personas eligen y, por lo tanto, son impredecibles. Las gráficas de poco sirven porque sólo nos demuestran algo que ocurrió en el pasado pero, como todos los especuladores exitosos (y los no exitosos) saben, éstas no ofrecen ninguna certeza sobre lo que sucederá en el futuro. Las estadísticas son selecciones arbitrarias de una masa gigantesca de datos históricos –todos los datos son históricos, ya que registran lo sucedido- y están inevitablemente empañadas por los juicios de valor de quien elabora la estadística, ya que éste selecciona solamente los datos que considera importantes. Y las ecuaciones son inútiles y engañosas, porque elegir tiene que ver con diferencias, mientras las ecuaciones tienen que ver con igualdades.

‘La Sociología’ –creación de Augusto Comte- aspira a reducir el comportamiento humano a una ciencia, y lo coloca junto a las ciencias físicas. Pero como una vez alguien dijo, con ingenio: ‘lo único que la sociología ha sido capaz de descubrir es: que algunas personas sí y algunas personas no'. ¿Qué sí y qué no?  ¡Pues nada y todo!

Y aún así, sobre esto es lo único que trata la Economía de hoy: estadísticas, búsqueda de constantes y elaboración de gráficas. Es el enfoque de la Física sobre un ámbito que está completamente fuera de su alcance. El fracaso –la incapacidad de alcanzar sus objetivos- es el resultado garantizado de aplicar la mecánica Keynesiana a la política, porque los objetos con los que la Física puede tratar exitosamente, no tienen la facultad de elegir, mientras los seres humanos sí pueden elegir en cada momento de su vida.

Ahora combinemos la economía mecanicista con la máquina de imprimir y el dinero digital que el mundo está obligado a usar, y tendremos suficientes razones para ver el colapso de la civilización, tal como la conocemos. Realmente resulta muy curioso que toda una civilización tan brillante pueda venirse abajo por aceptar un simple conjunto de ideas falsas.

 

IX. Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.

Se fundó en 1997 y tiene su sede en la Ciudad de México. Somos una asociación dedicada al análisis de la situación económica y financiera mundial y en particular, de México y los países de América Latina. Consideramos que la mayoría de las organizaciones y centros de análisis internacionales no ofrecen un correcto diagnóstico de los problemas económicos actuales, y no prescriben soluciones adecuadas.
Creemos que hay una alternativa monetaria que ha sido base de la estabilidad y el progreso de la humanidad a lo largo de toda su historia: el dinero real de oro y plata, con valor perdurable.

Básicamente, la asociación propone que los gobiernos de América Latina reintroduzcan la monedea de plata a la circulación monetaria, en paralelo con las monedas fiduciarias que existen, con el fin de ofrecer una nueva alternativa de ahorro y lograr la eventual estabilización de las monedas fiduciarias.

Hugo Salinas Price
Presidente