Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $722.00 Recompra $622.00

¿Qué está pasando?
lunes, 1 de febrero de 1999
Francisco Helguera Ramírez

Se puede engañar a toda la gente parte del tiempo; se puede engañar a parte de la gente todo el tiempo; pero lo que no se puede es engañar a toda la gente todo el tiempo (La frase se atribuye a Abraham Lincoln. Lástima que los gobernantes que le sucedieron no le hacen caso y tratan de engañar a todo el mundo todo el tiempo ).

¿Qué esta pasando con los sistemas monetarios en todo el mundo? ¿Porqué las economías de casi todos los países están en grave crisis ?....

¿No será por la expansión descontrolada de su base monetaria? ¿No será por la emisión de billetes sin respaldo que crearon economías ficticias?

Abandonar los sistemas con un patrón basado en metales preciosos pareció en su momento una medida avanzada, moderna. Trajo prosperidad momentánea, efímera, a algunos países; pero una moneda fiduciaria es, a fin de cuentas, una promesa de pago. Un gobierno que emite billetes intemperantemente, tarde o temprano se enfrenta a la exigencia de pago. Y un tenedor de esos billetes, si los conserva, se enfrenta a la devaluación de los mismos. El mensaje oficial habla de ahorro público como herramienta de progreso, pero la paradoja es que el sistema monetario actual es un corrosivo destructor del ahorro. Y mientras más largo el plazo, más grave el deterioro del ahorro que predican promover.

Pero la dolorosa realidad: pensiones que no sostienen al pensionado, ahorros para la vejez que no sobreviven la edad productiva del ahorrador, por la inflación y la devaluación, capitales de trabajo que se reducen a tal velocidad que la demanda de recursos va creando un circulo vicioso de crédito para pagar el crédito, crédito para pagar el crédito, para pagar ...hasta el infinito. Deuda interna y deuda externa de los países, crecientes e interminables. Probablemente impagables.

Este panorama, que para el ciudadano común permanece oculto por mucho tiempo, paulatinamente se va haciendo evidente y genera conciencia, crea inquietud y produce cambios en la conducta y los hábitos.

Unos documentos, libremente traducidos a continuación, nos ilustran sobre esos cambios

de hábitos y de los inesperados resultados, los ENP ( Efectos No Programados ).

El Sr. Franklin Sanders, un pensador y escritor norteamericano, dueño además de una casa de cambio, nos dice en la primera de dos cartas:

"En enero 6 de 1999, un cliente nos llamó para comprarnos dos bolsas de monedas de plata de ley .900. La semana anterior, esas bolsas habían subido de precio $ 1,000.00 dólares aproximadamente. Consecuentemente, coticé al cliente $ 5,485 .00 por bolsa y éste adquirió dos bolsas.

Unos minutos después, el cliente volvió a llamar con la siguiente historia:

.- Llamé a "N" ( un famoso cambista de Nueva Orleans ), y me cotizó $ 5,061.00 USA por bolsa.

Si, le respondí, ¿Pero eso incluye comisión y fletes?; además, acabo de comprar sus dos bolsas a $ 5,300.00 cada una, precio de mayoreo y no hay manera de conseguirlas abajo de ese precio.

.- Lo que me preocupa ahora, Sr. Sanders, es si ellos podrían entregar o no.

Así que tomé el teléfono, y llamé a "N" yo mismo. Un vendedor tomó la llamada.

"¿En cuanto me vende la bolsa de monedas de plata de .900?" le pregunté.

.-No tenemos ninguna, y no sabemos cuando las tendremos, pero si las tuviera, le costarían $ $4,950.00 mas 2.9% de comisión y $ 65.00 por la entrega.

Llamé entonces al cliente y le relaté la anterior conversación. Entonces, con gran regocijo entre nosotros, le dije al cliente que...¡ yo estaba dispuesto a venderle bolsas que no podría conseguir, a dos mil por bolsa! . De hecho, es tan buen trato, que le ofrecía dos bolsas que no podía conseguir a dos mil por bolsas y dos más a mil quinientos por bolsa... !.

¡Cuidado...! Cuando un mercado se vuelve tan volátil, alguien va caer el problemas y no va a poder cumplir .

Una razón obvia para que el precio subiera tan rápido, es que muchos comerciantes estaban en corto, es decir habían vendido sin tener las bolsas.

A $ 5,485.50 por un valor facial de $1,000.00 por bolsa, la moneda de .900 se está vendiendo a $ 7.67 la onza, contra un precio "Spot" de $ 5.14 la onza.

¡El año 2000 ha arribado y el pánico es la razón para esta temporada!"

Hasta aquí, la primera carta de nuestro amigo.

Para el 13 de enero, 1999, el Sr. Sanders envía la segunda carta, aquí sintetizada.

"En los últimos 125 años, el oro y la plata han sido marginados como componentes del sistema monetario. Esta disminución de la demanda ocasionó la baja de su precio.

Y aquí entra el Año 2000, el gran destructor de la confianza. Tanto si los bancos tienen problemas o no, el público creerá que los tienen. ¿A donde correrá el público entonces?.

Adivina: Plata y oro están siendo re-monetizados. Las bolsas de monedas de plata de ley .900 se dispararon desde $ 4,400.00 la bolsa hasta $ 5,700.00 desde diciembre 28 al 1° de enero de 1999. Pero la plata en lingote no se movió, en comparación.

¿Porque?... La gente quiere monedas, quiere DINERO CONFIABLE. ¡ Y esta dispuesta a comprarlo !"

Hasta aquí la segunda carta.

Y mientras tanto, los aspirantes a recibir sus orejas del Club de Mickey Mouse escuchan con la boca abierta a los pregoneros del FMI y sus corifeos, entre ellos un ¡¡¡ Premio Nobel de Economía !!!. que recomiendan dolarizar totalmente la economía o de perdida , adoptar el consejo monetario. Y repiten las recomendaciones de los "expertos", que le aconsejan al cerdito meterse al negocio de los chicharrones...

La realidad es que la experiencia sufrida, ya no digamos en México, en los Estados Unidos, donde compraban una onza de oro por $35.00 USA. y hoy tiene que pagar $300.00, donde compraban una onza de plata por $ 1.30 USA y hoy están dispuestos a pagar más de siete dólares, hace a la gente desconfiar de su moneda, el dólar, y buscar una moneda con valor real, intrínseco, que garantice su ahorro.

¿A TODA LA GENTE TODO EL TIEMPO? ¡ Que va, hombre, que va !