Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $589.00 Recompra $489.00

De Babilonia hasta nuestros tiempos
miércoles, 21 de enero de 1998
Hugo Salinas Price

Desde la más remota antiguedad, los banqueros y los gobernantes han tenido una estrecha relación entre ellos. Los banqueros siempre han financiado las guerras - una especie de "obras públicas" de la antiguedad. Y naturalmente, se han beneficiado de la repartición del botín.

Alejandro Magno pudo embarcarse en sus grandes conquistas, porque aparte de ser guerrero nato, tuvo el apoyo de los grandes tesoros acumulados por su padre, Felipe II de Macedonia, que había descubierto ricos yacimientos de oro en su territorio

Sean guerras u obras públicas para ganarse el beneplácito de los gobernados, los banqueros siempre han estado al lado de los gobernantes, para sacar partido del poder.

Hasta fines del siglo XVII, los reyes se financiaban directamente con la ayuda de los banqueros. Las negociaciones eran entre el rey o su ministro, y los banqueros. El tesoro del rey frecuentemente era garantía de préstamos. Algunos banqueros, por ejemplo los Fugger, perdieron todo por prestar demasiado a un sólo soberano, cuando éste se declaró imposibilitado para pagar.

La banca moderna nace en 1694, con el establecimiento del Banco de Inglaterra, motivado por la necesidad de financiar la guerra contra Francia. Con el nacimiento del Banco de Inglaterra, nace el concepto de "deuda nacional" - anteriormente, la deuda incurrida por el soberano era su deuda, no deuda de la nación. De ahí en adelante, tuvo auge la idea de que las deudas incurridas por los gobernantes eran deuda de la nación, y que debían pagarse con impuestos. Esta es la situación que existe en la actualidad.

Hoy en día, el único régimen aceptable en el mundo, es un régimen que pueda decir que es democrático. Esto implica que los gobernantes sientan la necesidad de hacerse populares. Y la popularidad es función de amplio gasto público. Un gobierno que no gasta, o no gasta lo suficiente, es impopular.

Antes, el gasto público eran las guerras de conquista. Ahora, el gasto público son obras públicas, y gasto para obras sociales. Los banqueros siguen siendo el apoyo de los gobernantes, quienes colaboran con los banqueros para poder gastar, cuanto más, mejor.

La Reserva Federal de los Estados Unidos se creó, en 1913, con esta finalidad. Quizá ya se vislumbraba la necesidad de un amplio financiamiento para entrar en la I Guerra Mundial, que ya barruntaba.

El caso es, que todos los sistemas financieros del mundo, hasta 1933, tuvieron el propósito de garantizar el apoyo oficial para que los bancos pudieran expanderse, crecer, y financiar el rápido desarrollo de sus naciones respectivas, para tener contentas a sus poblaciones y garantizar sus votos. Los monarcas de antes podían prescindir de la popularidad - eran reyes por derecho, no por votos - más no los gobiernos democráticos instalados en su lugar.

Así fue que los banqueros del mundo moderno, a partir de la Revolución Francesa, se esforzaron, con la ayuda de sus economistas, para hallar medios que les permitieran crecer más rápidamente que la verdadera acumulación de recursos en sus manos. En pocas palabras, quisieron hacer que dos y dos sumaran cinco, por medio de las más diversas argucias. En este propósito, hallaron el apoyo de los gobernantes.

Detrás de todos los estudios sesudos, avalados por los más prestigiados economistas, de los bancos del mundo de hoy en día, está este motivo secreto de los banqueros: que de alguna forma, sea posible que dos y dos sumen cinco, sin que la Realidad los haga pagar por este intento de engañarla.